Tratamientos

insulina

Terapia con Insulina

 

Cuando su cuerpo no produce  insulina o no puede utilizarla eficazmente, su médico puede recomendarle un tratamiento a base de insulina para que pueda obtener la que le hace falta y que la glucosa vuelva a la normalidad.

 

Una terapia de insulina es el plan de inyecciones de insulina que debe seguir día a día la persona con diabetes para obtener un control de su azúcar en la sangre. Esto incluye: tipo de insulina que debe inyectarse, hora en que se deberá inyectar y la cantidad a inyectarse. Muchos regímenes entran en alguno de los siguientes 3 grupos:

 

Terapia convencional: Se debe inyectar de 1 a 3 dosis de insulina todos los días. Debido a que en esta terapia las dosis de insulina serán las mismas cada día, se tiene que consumir aproximadamente la misma cantidad de alimento a diario y hacer la misma actividad física para hacerla coincidir con las inyecciones de insulina y mantener el nivel de glucosa en sangre cercano a lo normal. Su médico puede modificar la dosis de insulina basado en los resultados de sus monitoreos de glucosa en la sangre, de cómo se ha sentido y de otros factores importantes en su vida como: un cambio de trabajo, pérdida o ganancia de peso, enfermedad, etc.

 

Terapia flexible:  Generalmente debe inyectarse más de 3 veces por día y medir su nivel de azúcar varias veces durante el día. Su dosis de insulina depende de la combinación de su plan de alimentación, del tipo y cantidad de ejercicio que haga, del nivel de azúcar que usted tenga y de los consejos de su médico.

 

Terapia combinada: En una terapia de este tipo se incluyen pastillas e insulina, y generalmente se aplica en pacientes con diabetes tipo 2. Por lo general, la insulina se inyecta en la noche para limitar la producción de glucosa por el hígado. Las pastillas se toman durante el día para mantener los niveles de azúcar normales.