Estamos en ALERTA de diabetes tipo 1, no lo ignores!

enero 16, 2016 - Tanya Lee Hernandez

No Comments

debilidadNotando algunos cambios en los hábitos de alimentación de mi tercera hija le comento a su maestra para que estuviera al pendiente en el comedor a la hora de su almuerzo. Había bajado de peso su uniforme recién mandado a hacer ya le quedaba suelto y apenas llevaba 4 semanas de clases. Una noche noté que se levantó a ir al baño algo que me estuvo raro ya que nunca lo había hecho. Días más tarde, no recuerdo cuantos pero fueron muy pocos, se orinó en la cama evento que me extrañó muchísimo pues de las 3 niñas grandes fue la primera en dejar sus pañales antes de los 2 años. Noté que las botellas de agua que llevaba a la escuela ya no llegaban llenas como durante los primeros días pues a ella no le gustaba tomar mucha agua.orina frecuente edit

“Algo” me dijo que me sentara a buscar lo que era diabetes y sus síntomas y así lo hice. Me percaté que lo que había observado estaba entre lo que leía. Desconocía los por menores de la condición, solo había escuchado esa palabra que para mí en ese entonces guardaba relación con comer dulces y estar sobrepeso.

Estaba en ese tiempo tan ajena a la realidad. No sabía que era una condición autoinmune en la que el cuerpo ataca las células beta del páncreas y por ende dejan de producir insulina. No sabía que no tenía que ver con el estilo de vida. Mucho menos sabía que había varios tipos de diabetes.

Recién había sido contratada para un puesto de ayudante de maestra en la misma escuela donde estudiaban mis hijas sus grados primarios. Hablé con el director para ausentarme y llevar la nena al pediatra le dije que algo no andaba bien. Todavía recuerdo como hoy que el desayuno de ese día fueron los famosos Fruity Pebbles.sed

Tuvimos que esperar varias horas en ser atendidas. Cuando por fin llegó el turno el doctor hizo la pregunta ¿En qué te puedo ayudar? Le dije he observado que ha perdido peso, está tomando mucha agua y está sin apetito, será diabetes? pregunté abruptamente. Me dio una orden para llevarla al laboratorio y volver con los resultados. Así hicimos. Al salir del laboratorio ya pasado el mediodía y yo tenía hambre pero la nena no le apetecía comer nada. De pronto, sin pasar 3 minutos de haber salido del laboratorio me llamaron para que buscara los resultados.

Ya sé que no soy doctora, ni enfermera pero es mi pasión jajaja así que SIEMPRE miro los resultados antes de entregarlos al médico y cuando no entiendo algo investigo para poder preguntar. En esta ocasión no fue diferente al ver los resultados de FBS (Fast Blood Sugar) solo vi 891 mi mente voló a años atrás cuando recordé a alguien que mencionó que tenía su azúcar en 254 y por poco se muere…dije no, no puede ser!

 

Mientras caminaba SUPER RAPIDO a la oficina médica hice una llamada a una vecina para saber cuáles eran los niveles normales, los desconocía totalmente! Ella tampoco lo sabía le dije, los resultados dicen 819 entonces llamó a la oficina de su esposo que es doctor y le preguntó a la enfermera. Cuando le dio los datos la enfermera le dijo donde esta ella? Debe ir al hospital ya!

Acabando de escuchar esto entro a la oficina del doctor le doy los resultados a la secretaria y ella nos pasa al cuarto.

La cara del pediatra valía millones me dijo: SI, ES DIABETES.

El doctor la miraba, estaba paradita al lado mío con tanta fortaleza, la tomó por la manos, la miró a los ojos como sin poder entender su fortaleza. Comenzó a llamar al hospital para que me esperaran y sus instrucciones muy claras fueron NO vas a tu casa ahora, vas de aquí al hospital ya. Tiene cetonas en orina y eso es peligroso.

Así fue que llegamos al hospital estuvimos 6 días aún sin entender por qué nos tocó y se instaló en nuestras vidas. De allí salimos acompañadas de nuestra amiga la insulina y nuestro compañero fiel el glucómetro.

La historia pudo haber sido otra con desenlace fatal. Doy gracias a ese angelito guardián que me hizo dudar y moverme a tiempo por lo que a pesar de que sus niveels estaban tan altos y sus cetonas en HIGH no llegamos a pisar intensivo. 

He conocido de casos que han sido los mismos niños los que han alertado sobre lo que sienten y han decido hacerse una prueba de glucosa en casa. Otras historias más intensas en donde por no conocer y detectar los síntomas a tiempo han estado al borde de la muerte y otros casos mucho más tristes en las que sí se han apagado vidas.

Aquí algunos síntomas que suelen ser confundidos recurrentemente:

  1. cuando toman mucha agua es porque hace calor
  2.  y  si toma mucha agua, tiene que ir muchas veces al baño
  3. si le duele el estómago, fue que algo le cayó mal
  4. si rebaja drásticamente, es que está creciendo
  5. el dolor de cabeza, cogió mucho sol
  6. mareos, changuería o fue que no quiso comer
  7. si vomita es un virus

mareoAsí sucesivamente se van dejando pasar los días sin brindar mayor importancia a las señales que podrían ayudarnos a tener un diagnóstico a tiempo sin la necesidad de pasar la angustia de estar en un intensivo pediátrico. Lamentablemente, aún los médicos fallan, las salas de emergencia fallan y diagnostican cualquier otra cosa sin realizar una SIMPLE Y BARATA PRUEBA DE GLUCOSA.

Aprovecho para sugerir y solicitar que las oficinas médicas y en los hospitales luego de la entrevista si hay 2 o más síntomas que pudieran confundirse con este diagnóstico una prueba de glucosa debe ser incluída en la evaluación. ESTAMOS EN ALERTA DE DIABETES TIPO 1.

Me uno este mes al colectivo #diabetesLA para regar la voz de los síntomas que nos pueden alertar. La Cetoacidosis diabética causante de un coma diabético pueda surgir abruptamente pero los síntomas ya han estado ahí sin que nadie los conozca, sin que nadie se percate.

Nos toca a TODOS conocer y ayudar a informar a otros sobre estos síntomas para que no se pierda ni una vida más.

La diabetes tipo 1 no discrimina y a cualquiera le puede tocar. No esperes que te toque para aprender tú puedes salvar una vida.

Aquí los escritos del tema Un diagnostico oportuno de los compañeros de #diabetesLA.

Mariana

Melissa

Mila

 

 

Tanya Lee Hernandez

Tanya Lee Hernandez

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *