Escuelas en Puerto Rico

EscuelasDiabetes en las Escuelas

 

I. Diabetes y la Ley

 

Las  leyes federales que protegen a los niños con diabetes incluyen la Sección 504 del Acta de Rehabilitación de 1973, el Acta de Educación para Individuos con Discapacidades de 1991 y el Acta de Individuos con Discapacidades. Dentro del marco de estas leyes la diabetes has sido considerada una discapacidad y es ILEGAL que las escuelas, centros de cuidado discriminen contra niños con discapacidades. Cualquier escuela que reciba fondos federales o cualquier entidad considerada abierta al público tienen que de manera RAZONABLE  proveer acomodos para las necesidades especiales de niños con diabetes.  La ley federal no solo requiere de los acomodos, sino que requiere de un estimado individualizado de cualquier niño con diabetes. Lo que significa que los padres y el personal escolar tienen que reunirse al principio de cada semestre o cuando las condiciones cambien significativamente para determinar las necesidades y el compromiso de los padres y la escuela a favor del bienestar y la seguridad de los niños.  Los acomodos se deben proveer en la misma escuela y con el mínimo de interrupciones posibles a la rutina del niño, sin excluirlo de las actividades escolares. La meta es siempre que el estudiante tenga las mismas oportunidades que sus compañeros.

 

A pesar de que estas protecciones existen, se siguen reportando casos de discrimen y sospechamos que mucho de esto ocurre porque el personal escolar desconoce la ley, factores culturales y el desconocimiento de los padres en relación a los derechos de sus hijos. Nosotros estamos dedicados a corregir esas situaciones de la manera mas profesional y ética posible. Nuestra meta es que todas las partes puedan funcionar en sincronía hacia la meta de una mejor educación y calidad de vida para el estudiante con diabetes tipo I sin crear una sobrecarga administrativa para las escuelas. Lo que sí es cierto es que el Departamento de Educación tiene que dedicar los recursos necesarios y prácticos para crear un ambiente seguro para todos.  Por ejemplo algunos centros de cuidado se rehúsan a admitir niños con diabetes. En el ambiente del salón de clases el niño no es provisto la asistencia necesaria para monitorearse sus niveles de glucosa o se le prohíbe tomar su merienda. Estos actos son explícitamente discriminatorios y violan lo estipulado en la ley. 

 

 

II. Cuidado de diabetes en las Escuelas            

 

Es necesario que se practiquen medidas que le garanticen un ambiente seguro al niño a corto,  largo plazo y que le provean un ambiente para el desarrollo optimo de sus habilidades académicas El monitoreo y otras actividades del auto control no se pueden interrumpir ya que el no seguir el tratamiento al pie de la letra, invariablemente le causara problemas de salud al niño.

 

La única forma de lograr un ambiente seguro es que todo del personal conozca sobre la condición su manejo y que sean entrenados para el manejo y tratamiento de emergencias. Esto implica también que además de estar entrenados el personal escolar tiene que estar disponible, dispuesto para ayudar y la escuela debe promover ese tipo de participación. Estudios han demostrado que en la mayoría de los casos el personal escolar no ha sido debidamente adiestrado para manejar la diabetes y otras condiciones de salud crónica en las escuelas y que el Departamento de Educación no le ha provisto las herramientas necesarias. La ausencia de un programa de enfermería escolar efectivo es un factor primordial en la causa de esta deficiencia. Aunque el profesional de enfermería está capacitado para esta tarea en el presente el Departamento de Educación no cuenta actualmente ni tiene disponibles profesionales de enfermería para cada una de las escuelas. Es necesario quizás el re-estructurar el programa de enfermería escolar a través de la isla y lograr el colocar personal de enfermería asignado a las escuelas. El promedio es de 1 enfermero/a por cada 12 escuelas en el área sur lo que obliga a este profesional a solo cumplir con labores administrativas. 

 

El adiestramiento adecuado debe incluir a los directores de escuelas, maestros, personal administrativo y toda aquella persona que labore en o para el Departamento de Educación que tenga contacto con los estudiantes durante el periodo escolar o durante actividades extracurriculares. Tenemos que crear una cultura sobre la diabetes tipo I y la diabetes en general.

 

 

III. Plan Médico de Manejo de Diabetes         

 

El plan de manejo individual es el reservorio de información esencial en el cuidado del estudiante con DT1 y es desarrollado por los padres o encargados y los profesionales de la salud envueltos en el cuidado del estudiante. Este plan debe asegurarse de cubrir al menos las siguientes áreas.

 

1. Monitoreo de Glucosa 

2. Administración de Insulina

3. Comidas y Meriendas incluyendo las porciones, y la hora

4. Síntomas de Hipoglucemia e Hiperglucemia y la administración del glucógeno si es necesario

5. Pruebas de cetonas y tomar las acciones correspondientes

 

El profesional de enfermería es esencial para poder explicar y orientar al personal escolar acerca del contenido del mismo y a su vez se recomienda que transcriba la información a un plan de enfermería mas dirigido a las necesidades del estudiante. Lo importante es que la información y el cuidado sean comprendidos por el personal escolar. 

 

 

IV. Responsabilidades de los proveedores de cuidado

 

El padre o encargado debe proveer lo siguiente:

 

a. Todos los materiales y equipo necesario para el cuidado de diabetes. El maestro debe asegurarse que el niño tiene el equipo necesario.

 

· Glucómetro

· Tirillas 

· Lancetas

· Alcohol

· Insulina

· Jeringuillas

· Contenedor para desechos biológicos (jeringas)

· Un registro donde se anoten los niveles de glucosa durante el periodo escolar. 

 

b. Suplidos para tratar la hipoglucemia como lo son una fuente de glucosa, glucógeno, kit de emergencia.

 

c. Información sobre el cuidado general de la diabetes del niño y cualquier información relacionada que pueda ayudar al personal en el periodo escolar. 

 

d. Números validos de emergencia y nombre de contactos en caso de emergencia o para reportar niveles fuera de lo que estipula la información del cuidado.

 

e. Información sobre el periodo de comidas y meriendas a seguir. Se debe tratar de mantener el itinerario lo mas similar posible que los demás estudiantes y no se puede alterar el mismo tomando en cuenta que el centro del manejo de la diabetes consiste en horario de comidas establecido, con cantidades determinadas y administración de insulina

 

f. Instrucciones especificas para los niños pequeños sobre la comida que pueden ingerir en fiestas.

 

 

V. El centro educativo debe proveer lo siguiente:  

 

1. Adiestramiento a todos los adultos que proveen educación o cuidan del estudiante en relación a los síntomas y tratamiento de hipoglucemia e hiperglucemia y otros procedimientos.

 

2. Debe haber al menos 2 personas adiestradas en caso de que una de ellas no esté disponible.

 

3. El adiestramiento tiene que incluir la medición de glucosa con el glucómetro y la anotación de los resultados

 

4. La toma de acciones necesarias luego de cada medida cuando las medidas no están dentro de lo normal para el estudiante.

 

5. Prueba de acetonas en orina, o acetonas en sangre cuando sea necesario y tomar acción necesaria dependiendo del resultado.

 

6. Si es necesario según indicado por el médico (endocrinólogo) un adulto que pueda inyectar insulina. 

 

7. Un adulto que pueda administrar el glucógeno de acuerdo al plan de cuidado.

 

8. Un adulto que pueda coordinar y ayudar en relación al horario de comidas  y meriendas del estudiante.

 

9. Permitir al estudiante ingerir alimentos donde y cuando sea necesario y sin restricciones.

 

10. Permiso para ausentarse por razones medicas sin ser penalizado.

 

11. Permiso y acceso ilimitado a agua y al baño.

 

Es responsabilidad legal de la escuela de proveer el adiestramiento necesario al personal escolar en relación al manejo de la diabetes. Debe ser provisto por profesionales de la salud con experiencia en el manejo de diabetes a  menos que el profesional de la salud encargado del cuidado del estudiante determine que los padres puedan brindar suficiente información escrita y oral para lograr un ambiente adecuado para el estudiante. Es recomendable que el personal de salud provea a la escuela con material escrito relevante y que ayude al personal a entender las necesidades del estudiante.

 

 

VI. Que se espera del estudiante         

 

Los niños y jóvenes deben poder ejecutar las funciones necesarias del cuidado rutinario de la diabetes. Esto sujeto a la capacidad individual del estudiante y la aprobación del personal de salud y los padres. La edad en la cual un estudiante puede ejecutar las tareas del auto-cuidado varían de estudiante a estudiante. El nivel estimado de capacidad de un estudiante se puede describir de la siguiente manera:

 

1. Pre-escolares – No pueden llevar a cabo estas funciones. A los 4 años se puede esperar que cooperen con el cuidado

2. Elemental – Coopera. A los 8 años es posible que puedan medir su glucosa con supervisión. A los 10 anos algunos niños pueden administrar insulina con supervisión.

3. ntermedia – Administrar insulina con supervisión, monitoreo cuando no experimentan hipoglucemia. 

4. Escuela Superior – Monitoreo sin supervisión, y administración de insulina siempre y cuando no experimenten hipoglucemia. 

 

 

VII. Información para el personal escolar         

 

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta la habilidad para utilizar la comida para fuente de energía. La insulina es una hormona producida por el páncreas y que ayuda al cuerpo a convertir la comida en energía. En las personas que sufren de diabetes el páncreas no produce insulina o no la puede usar apropiadamente. Debido a que no se puede usar la glucosa, la misma se acumula en la sangre causa problemas en los riñones, ojos, nervios, corazón y vasos sanguíneos. 

 

La mayoría de los estudiantes diagnosticados con diabetes sufre de diabetes tipo I y tienen que recibir insulina por el resto de sus vidas a menos que se logre encontrar una cura. LA DIABETES TIPO I NO TIENE CURA. La diabetes tipo I no ocurre por estilos de vida ni obesidad ya que en casos donde existen estilos de vida no saludables y obesidad la diabetes tipo II es más común. La idea de relacionar la diabetes tipo I con la obesidad no es correcta ya que la obesidad se relaciona con la diabetes tipo II.

 

La hipoglucemia es la complicación más peligrosa de la diabetes, ya que puede causar la muerte en minutos. Esta es tratable y se puede prevenir si no se interrumpe el monitoreo y se observan los síntomas para detectarla antes de que llegue a niveles severos. El numero a recordad en la hipoglucemia es 80mg/dl. Al tomar una muestra de glucosa y los niveles se encuentran en o por debajo de los 80mg/dl hay que tomar alguna acción correctiva siguiendo el plan de cuidado. Posibles acciones dependen de la sintomatología, y la situación actual e individual del estudiante pero siempre se tiene que contactar a los padres o profesional de la salud encargado para que se hagan los ajustes.  La hiperglucemia es un nivel de glucosa elevado en sangre y también se considera una emergencia ya que puede causar graves daños metabólicos.

 

Esperamos que este documento les sea de utilidad en el manejo de estudiantes con diabetes tipo I. Una de las recomendaciones que entiendo puede ayudar en esa meta es que la comunicación entre padres y personal escolar debe ser optimas. A los maestros se les recomienda que verifiquen día a día si el estudiante tiene sus suplidos en la escuela. En los casos donde el estudiante no cuente con sus materiales para el auto-cuidado,  es esencial que contacte a el padre o encargados y que se obtengan los mismos de inmediato. No es seguro para un estudiante el permanecer en las escuelas sin la capacidad de monitorearse o tomar acción en caso de emergencias. No exponga al estudiante a ese peligro, y provea el adiestramiento necesario para que el personal sea efectivo en el manejo de diabetes en el ambiente escolar.

 

VIII. Información adicional puede comunicarse con nuestra fundación vía:

 

E: sugarfreekidspr@gmail.com

T: 787-212-4226

T: 787-691-2976

 

Nota: Este documento se encuentra bajo revisión y no es completamente inclusivo. Para información adicional sobre la Diabetes Tipo 1, puedes comunicarte con la Fundación Sugar Free Kids directamente.