Diabetes Tipo 1

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre. El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos.

 

La Diabetes Tipo 1 (también llamada insulinodependiente, juvenil o de inicio en la infancia). Se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona. Se desconoce aún la causa de la diabetes de tipo 1, y no se puede prevenir con el conocimiento actual.

Sus síntomas consisten, entre otros, en excreción excesiva de orina (poliuria), sed (polidipsia), hambre constante (polifagia), pérdida de peso, trastornos visuales y cansancio. Estos síntomas pueden aparecer de forma súbita.

 

Causas de la Diabetes Mellitus Tipo 1

La DM1 es una enfermedad autoinmune en el que la hiperglucemia es el resultado final de un proceso autoinmunitario, que provoca la destrucción de las células beta pancreáticas y una deficiencia total de insulina.

Su origen no es bien conocida y por lo tanto, en la actualidad, no se puede prevenir su aparición ni tampoco curarla, una vez se que ha producido la destrucción de las células beta. No obstante, se continúa avanzando en la caracterización de los fenómenos inmunológicos responsables.

De manera sintetizada los conocimientos actuales sobre la DM1 permiten afirmar que:

  1. Es una enfermedad autoinmune con destrucción selectiva de las células beta del páncreas productoras de insulina. 
  2. Existen una serie de factores genéticos y ambientales que predisponen a padecer la enfermedad, pero que por sí solos no son los determinantes de su aparición. La composición del sistema inmunitario predispone a aparecer la DM1, pero no obstante, los genes por sí solos no son capaces de desencadenar la enfermedad. Posiblemente, la suma de factores genéticos y ambientales es la causa de que la DM1 aparezca en una determinada persona.
  3. Se conoce la respuesta humoral en forma de anticuerpos, como los anticuerpos frente a la célula del islote pancreático, frente a la insulina y frente a diversas enzimas de nuestro organismo.
  4. El estudio en autopsias de páncreas de pacientes diabéticos ha permitido identificar la parte de la inmunidad celular implicada: la insulitis. La insulitis es la infiltración de linfocitos (glóbulos blancos), pertenecientes al sistema autoinmunitario, en los islotes pancreáticos que contienen las células beta productoras de insulina.
  5. Algunos estudios apuntan hacia la posibilidad de que ciertos virus (coxsackie y retrovirus) estén implicados en la aparición de esta enfermedad.

 

Las distintas hipótesis aparecidas en relación con estas observaciones están incompletas debido a que falta la pieza fundamental de todo el rompecabezas: el fenómeno desencadenante de la DM1.

 

Deterioro de la tolerancia a la glucosa y alteración de la glicemia en ayunas

El deterioro de la tolerancia a la glucosa y la alteración de la glicemia en ayunas son estados de transición entre la normalidad y la diabetes, y quienes los sufren corren mayor riesgo de progresar hacia la diabetes de tipo 2, aunque esto no es inevitable. 

 

Consecuencias frecuentes de la diabetes

Con el tiempo, la diabetes puede dañar el corazón, los vasos sanguíneos, ojos, riñones y nervios.

 

Cómo reducir la carga de la diabetes

Las medidas que se enumeran a continuación deben acompañarse de una dieta saludable, actividad física regular, mantenimiento de un peso corporal normal y evitación del consumo de tabaco.

 

Medidas preventivas

Se ha demostrado que medidas simples relacionadas con el estilo de vida son eficaces para prevenir la diabetes de tipo 2 o retrasar su aparición. Para ayudar a prevenir la diabetes de tipo 2 y sus complicaciones se debe:

    •    Alcanzar y mantener un peso corporal saludable.

    •    Mantenerse activo físicamente: al menos 30 minutos de actividad regular de intensidad moderada la mayoría de los días de la semana; para controlar el peso puede ser necesaria una actividad más intensa.

    •    Consumir una dieta saludable que contenga entre tres y cinco raciones diarias de frutas y hortalizas y una cantidad reducida de azúcar y grasas saturadas.

    •    Evitar el consumo de tabaco, puesto que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

 

Diagnóstico y tratamiento 

El diagnóstico se puede establecer tempranamente con análisis de sangre relativamente baratos. 

El tratamiento de la diabetes consiste en la reducción de la glucemia y de otros factores de riesgo conocidos que dañan los vasos sanguíneos. Para evitar las complicaciones también es importante dejar de fumar.

 

Entre las intervenciones que son factibles y económicas en los países en desarrollo se encuentran:

    •    El control moderado de la glucemia. Los pacientes con diabetes de tipo 1 necesitan insulina, y los pacientes con diabetes de tipo 2 pueden tratarse con medicamentos orales, aunque también pueden necesitar insulina.

    •    El control de la tensión arterial.

    •    Los cuidados podológicos.

 

Otras intervenciones económicas son:

    •    Las pruebas de detección de retinopatía (causa de ceguera).

    •    El control de los lípidos de la sangre (regulación de la concentración de colesterol).

    •    La detección de los signos tempranos de nefropatía relacionada con la diabetes.

 

 

¿SABÍAS QUE?

  • La diabetes aumenta el riesgo de cardiopatía y accidente vascular cerebral (AVC). Un 50% de los pacientes diabéticos mueren de enfermedad cardiovascular (principalmente cardiopatía y AVC).
  • La neuropatía de los pies combinada con la reducción del flujo sanguíneo incrementan el riesgo de úlceras de los pies y, en última instancia, amputación.
  • La retinopatía diabética es una causa importante de ceguera, y es la consecuencia del daño de los pequeños vasos sanguíneos de la retina que se va acumulando a lo largo del tiempo. Al cabo de 15 años con diabetes, aproximadamente un 2% de los pacientes se quedan ciegos, y un 10% sufren un deterioro grave de la visión.
  • La diabetes se encuentra entre las principales causas de insuficiencia renal. Un 10 a 20% de los pacientes con diabetes mueren por esta causa.
  • La neuropatía diabética se debe a lesión de los nervios a consecuencia de la diabetes, y puede llegar a afectar a un 50% de los pacientes. Aunque puede ocasionar problemas muy diversos, los síntomas frecuentes consisten en hormigueo, dolor, entumecimiento o debilidad en los pies y las manos.
  • En los pacientes con diabetes el riesgo de muerte es al menos dos veces mayor que en las personas sin diabetes.