De vuelta al comedor escolar con diabetes tipo 1…¿y ahora qué almuerzo?

febrero 1, 2016 - Tanya Lee Hernandez

No Comments

imagesLuego de unas merecidas "vacaciones" regresamos a la carga con mucha energía para este nuevo año 2016. Precisamente hablaremos de comida pero no de la navideña que dejó estragos en algunos si no de la balanceada que nos ofrecen los comedores escolares, por lo menos aquí en Puerto Rico. Podemos decir que somos más que afortunados de tener este servicio ya que brinda la seguridad de que los niños tengan accesible dos comidas de lunes a viernes. Sabemos que otros países no son tan afortunados crying. Nuestro sistema de educación cuenta con la Autoridad Escolar de Alimentos que provee el servicio de desayuno, almuerzo, y meriendas a niños y jóvenes que participen de actividades educativas estructuradas y supervisadas luego del horario escolar. Un excelente servicio sin duda alguna. Tener disponible alimentos gratis en horario escolar ayuda a las familias de bajo recursos económicos a asegurar la alimentacion de los menores de 18 años aún, hasta durante las vacaciones de verano.

En este enlace podrán ver la toda la información sobre el programa

Muchas veces cuando tenemos un beneficio no nos percatamos del valor del mismo hasta que por alguna razón se ve afectado.

Luego de los testimonio de algunas madres en nuestro grupo de apoyo recordé los primeros 7 años del diagnóstico y nuestra vuelta al comedor escolar. sad

Pasos para el regreso:

1. Informar al director escolar sobre el diagnóstico.

2. Solicita reunirte con el supervisor del comedor.

3. Entrega el plan nutricional a la persona designada. SIEMPRE quédate con evidencia de que fue entregada.

4. Pide al supervisor de comedor que te proporcione el menú del mes para que puedas prepararte en caso de que haya algo que no sea de su agrado.

<Lo primero es que debes llevar la dieta certificada al comedor escolar para que la envíen a nivel central y se le puedan ofrecer los alimentos según lo recomiendan perooooooo….esa dieta que llevamos no es la misma que devuelven  o sea que es alterada por la nutricionista del programa.Realmente no son tantos los cambios pero deben estar pendientes a las recomedaciones individuales.>

AY!!! que pesadilla ir al comedor luego del diagnostico. La pesadilla es educar a quienes servirán los alimentos.indecision Y escuchar que lo primero que te dicen yo soy diabeticx!!!! Ya empezamos MALLLLLLLLLLLLLL angry

Cuando eres madre o padre de un niño insulinodependiente la responsabilidad de esta condición es abrumadora. Si los padres no poseen un empleo usualmente terminan de voluntarios en las escuelas con tal de estar ahí cerca y supervisar a sus hijos pero cuando los padres trabajan en ocasiones lejos de las escuelas se torna un verdadero dolor de cabeza y una de las mayores preocupaciones que se presentan en la edad escolar.

En mi caso, había sido nombrada  en la escuela de mi chica 4 días antes del diagnóstico por lo que estuve muy pendiente a todo pero el comedor se volvió uno de los obstáculos mayores en el control de las glucosas.

Les cuento por qué….

A la edad de 6 años puedo decir que mi chica era muy selectiva con sus comidas lo que se agravó cuando la diagnosticaron pues tuvimos que ajustar y eliminar bastantes cosas que afectaban sus glucosas de manera exhorbitante. En una terapia de NPH y humalog con un horario estricto y alimentos limitados fue retante por varios años mantener buenos números diarios.Entre las restricciones y alto nivel de selectividad mis días eran muy agitados. Al regresar a la escuela tuvo que almorzar en el comedor y no se si sufría más ella o yo. A pesar de que orientamos al personal de comedor la realidad es que no median sus comidas, en ocasiones le brindaron postres en almíbar y más aún complacer los gustosbandeja comedor era muy limitado no le gustaban las carnes guisadas, no comía vegetales, no se tomaba la leche sin chocolate y las frutas eran pocas las que consumía. Un HORROR!

Quiero recalcar que no fue porque no se le enseñara a alimentarse correctamente, si no porque los niños son niños y estas son etapas. Algunos comen muy bien y de todo y otros necesitan más tiempo y modelaje para lograrlo pero no podemos desistir.

Bueno pues el almuerzo en el comedor terminó siendo arroz blanco y pollo de lata!!!! Casi todos los días crying si no era pollo, era pavo DE LATA!!!! Al verlo su cara delataba la infelicidad y yo……pues la obligaba a comer pues no podía quedarse sin almorzar (como podría hacer cualquier otro niño que no utiliza insulina). Meses y meses de orientación y búsqueda para mejorar. Llevé tazas de medir, expliqué las porciones adecuadas NUNCA LAS USARON. Compré Nesquick No sugar added para que por lo menos tomara su leche y le llevé splenda para endulzar, eso pude trabajarlo. De vez en cuando preparaba las carnes en casa y las llevaba para ella. Finalmente, se cansó y me cansé de luchar contar un sistema que dice entender pero no entiende la importancia de cumplir con las recomendaciones del especialista.

Entonces, si ofrecían pizza a ella le querían dar ARROZ Y POLLO DE LATA!!!!!! NOOOOOOO CONTRAAAA!!!!! Bueno lo cierto es que terminé cambiándola de escuela y aún así nunca hizo las pases en el comedor.

Mientras conversábamos me vi en varias de las madres que como yo en aquel momento asumieron el control de los almuerzos y se conviertieron en "delivery escolar" para asegurar que se le ofreciera todo según estipulado en la plan nutricional evitando así ocasionar un episodio de hipoglucemia por falta de alimento o una hipergucemia por exceso del mismo.

Toda una hazaña realizar las labores del día y cumplir con el horario escolar. Pero que no haríamos por  nuestros hijos? El problema no es qué no hariamos, la pregunta es hasta cuándo hacerlo? Y la respuesta a esto es muy personal, depende de la capacidad del niño para sumir la condición, depende de la ayuda que recibamos del plantel escolar y sus componentes y depende de cuanto querramos fomentar la independencia y el emponderamiento hacia su condición. 

Sinceramente confieso que estuve hasta noveno grado muyyy al pendiente de todo aunque ya en séptimo empezamos con la microinfusora de insulina, no bajé la guardia pues con más razón el coteo de carbohidratos debía estar correct. En esta escuela intermedia encontré una encargada que se solidarizó con mi chica y nos hizo la vida más fácil y aún así mantenía comunicación constante. La accesibilidad de esta supervisora de comedor fue un gran alivio aunque en ocasiones si ella no estaba los empleados olvidaban cumplir el plan. Necesitamos más empleados de comedores responsables, comprometidos y dispuestos a cooperar.

Ahora a nivel superior puedo estar segura que mi chica sabe tomar decisiones responsables ya no es tan difícil para seleccionar sus alimentos y ahora tiene  más variedad en sus preferencias. Como toda adolescente puede olvidar algún detalle o por despiste le ha ocurrido que olvida entrar la data en su bomba de insulina pero se que está preparada para trabajar la situación que se le presente  y de darse el caso que se sienta insegura….sabe que mami siempre está pendiente para ayudarla.

La comida del comedor en su mayoría es totalmente adecuada para los planes de alimentación de las personas que viven con diabetes ya sea tipo 1 o tipo 2. Claro está que la cantidad y la composición del alimento servido será el que estipulará el impacto, dentro de otros factores. Algunos de  los alimentos que se proveen podrían minimizarse en cantidad o si se notan grandes efectos entonces eliminarlos para que no se les ofrezcan y se busquen otras alternativas.

Emponderarse es un proceso que toma tiempo, dedicación y esfuerzo. Nosotras lo hemos logrado y continuamos trabajando en ello.

No desistan, los cambios toman tiempo pero suceden. 

Foto de la bandeja escolar cortesía de una D'MOM.

Tanya Lee Hernandez

Tanya Lee Hernandez

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *